logo

Museo Móvil ¡Vive la Ciencia!


Por Mercedes López

Ciudad de México. 24 de septiembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- ¿Te imaginas que en un recorrido de hora y media puedas conocer toda la ciencia y tecnología que hay en un día común? En el Museo Móvil Interactivo ¡Vive la Ciencia!, de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Ciudad de México (Seciti), es posible, porque el museo se aloja en un tráiler, cuya caja se despliega en 75 metros cuadrados, la cual aloja un sistema multimedia de pantallas touch y realidad aumentada.

1-HEAD_canmovil2418.jpg

Desde hace tres años, el museo ofrece de manera lúdica y divertida actividades de las 24 horas del día, desde que te levantas para ir a la escuela hasta que te vas a dormir, a través de apoyos de dispositivos multimedia, cápsulas, videos y aplicaciones interactivas.

“Tenemos tres años trabajando, desde 2015 mandamos esta propuesta de llevar ciencia y tecnología a toda la Ciudad de México. En enero de 2015 adaptamos una caja de tráiler a un museo móvil, con el objetivo de acercar a niños, niñas y jóvenes a que conozcan y les guste la ciencia”, describe Rodolfo Ledesma Valdez, director de Divulgación y Fomento a la Cultura Científica y Tecnológica de la Seciti.

El proyecto se creó con la finalidad de llevarlo a las 16 alcaldías (antes delegaciones) de la ciudad y exhibirlo de una forma vistosa e interesante para los niños y jóvenes, ya que a través de pantallas interactivas pueden tocar, oler, sentir, ver; no es un museo en el que solo leen y se les queda algo, sino que lo experimentan y les ayuda a su aprendizaje e interés.

“La idea museográfica representa toda la ciencia y la tecnología que hay en un día, lo hacemos en nueve ámbitos, empezamos por los ¡Buenos días!, ¡A desayunar!, ¡En el cole!, ¡Achú!, ¡Gool!, ¡Todos al agua!, ¡Anochece!, ¡A dormir!, ¡El cerebro!, la energía, cómo viaja”, explica.

Resalta que los contenidos no han cambiado desde su creación, porque todavía quieren llegar a más gente, debido a que hay zonas donde es difícil que los programas educativos y culturales lleguen, por esta razón les hace falta salir a más lugares para que los niños conozcan el museo.

Pero el museo no viaja solo, cuenta con tres talleres demostrativos en los que manejan energía eólica, el cuidado del agua y filtración del agua, así como la fábrica de nubes.

1-movilinte2418.jpg“Tenemos una camioneta que está adaptada a un audiovisual, aquí los niños ven cápsulas de divulgación de la ciencia, las cuales se explican a través de una pequeña charla, para su mejor entendimiento”, expresa el responsable.

Al finalizar la experiencia, pueden pasar al planetario móvil, una esfera inflable especializada en temas de astronomía, que cuenta con películas para niños pequeños y para el público en general.

“Por ejemplo, se proyectan películas en alta definición en modo Full Dom, con temas como la cosmovisión maya y hoyos negros, con una duración de 28 minutos, además se explica cómo se forman estos fenómenos astronómicos”.

Estas actividades externas al museo complementan toda una caravana de la ciencia para que la gente se interese. La exposición es vigente y recorre las 16 alcaldías de la ciudad.

Público objetivo

El museo está dirigido a niños de primaria, jóvenes de secundaria y preparatoria; sin embargo, cuenta con actividades para niños de tres años, además todos los contenidos están en braille para débiles visuales; para personas sordas, está todo subtitulado, además de tener acceso para silla de ruedas.

“La edad promedio de los niños que más visitan el museo es de ocho a 10 años, a nivel primaria son los que más se acercan a nosotros y nos preguntan dónde esta el museo, dónde puedo llevar a toda mi escuela”.

Señala que el museo cuenta con una programación básica que gusta mucho a los visitantes porque es un espacio donde, a través de dinámicas guiadas por los instructores, las personas que participan tienen acceso a contenidos de divulgación científica.

“Un ejemplo es el planetario móvil que es muy vistoso, por su dimensión de la cubierta de nueve metros de diámetro. Cuenta con un ojo de pescado que hace que las películas se proyecten a 360 grados, para crear esa sensación de inmersión en los chicos que va más allá del cine, y ellos se sientan como si estuvieran dentro de un hoyo negro”.

Monitores en acción

El espacio cuenta con instructores o monitores capacitados, quienes han estudiado carreras científicas como biología, pedagogía, entre otras áreas; y los cuales transmiten sus conocimientos de una forma divertida a los visitantes.

“Son jóvenes que les gusta explicar lo que saben y atienden a cualquier persona. Tienen un impresionante trato con la gente. Cuando van por el recorrido del museo o están en el planetario y escuchas expresiones como ¡guau!, es padrísimo, ahí te das cuenta que están cumpliendo con la parte de su trabajo”.

Ricardo Martín Padrón Díaz es monitor del museo, lleva dos años trabajando en el lugar, su principal función es atender a los chicos y motivarlos a que se adentren en la ciencia.

Ricardo nos explica cómo es una visita al museo en un día común y la importancia de poder transmitir a los pequeños su conocimiento para que se motiven a ser científicos.

Describe que el recorrido comienza con el módulo ¡Buenos días!, se habla de los dos principales movimientos que tiene la Tierra: el de rotación —sobre su propio eje y da lugar al día y  la noche— y traslación —alrededor del sol.

Horario: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

La ubicación es itinerante.

Consulta las sedes en  este enlace.

En el ámbito ¡A desayunar!, se les explica a los visitantes la importancia del desayuno como primer alimento del día, los sentidos del gusto y olfato. Por ejemplo, hay una aplicación en donde se le da a una niña de comer, que se ilustra con el plato del buen comer el cual consiste en frutas y verduras, proteínas y cereales.

“Posteriormente, pasan a la sección donde están el olfato y el gusto, ahí tienen tres opciones para elegir y tienen que escoger la correcta”.

¡En el cole! es la siguiente parte interactiva, su principal función es agilizar el cerebro a base de tres juegos, el primero es encontrar las cinco diferencias (observar), armar un rompecabezas (usar la lógica) y una memoria (todo lo que aprendieron se tiene que memorizar).

En el módulo ¡Achú!, los visitantes conocen los fenómenos del cuerpo humano, como por qué estornudamos y la temperatura corporal, además de las características del porqué nos enfermamos, así como las causas que provocan las alergias.

Continúa el módulo ¡Gool!, donde los asistentes reciben la explicación de los principios de la física, como la propagación del sonido y el movimiento.

¡Todos al agua! es un módulo importante porque explica el cuidado del vital líquido en el planeta.

El siguiente módulo es ¡Anochece!, que explica todo sobre la electricidad, así como la cadena de telecomunicaciones y su evolución.

¡A dormir! es un módulo donde los niños aprenden el porqué dormimos, todo sobre el sueño, qué son los bostezos. Al finalizar se proyecta una cápsula que habla sobre las estrellas, los planetas y las constelaciones.

Para finalizar el recorrido, el museo cuenta con tres complementos que son: el cerebro, el órgano que todo lo rige, a través de una maqueta en 3D explica el funcionamiento de las diversas áreas del cerebro. El módulo de energía interna de la Tierra muestra cómo está compuesta y sus capas. Continúa una mesa que tiene las vocaciones científicas de ocho investigadores, hablan de su trayectoria.

El Museo Móvil en números

Hasta la fecha, el museo ha atendido a casi 250 mil personas, de las cuales 54 por ciento son niños, es una exhibición permanente pero que está en movimiento en las 16 alcaldías.

1-Museo-Móvil-2418.jpg“En un día se atiende hasta mil personas en un horario de 10:00 a 17:00 horas, en grupos de 30 personas cada media hora, para que visiten cada una de las actividades. Se reciben simultáneamente —camioneta, museo, talleres, planetario— hasta 200 personas al mismo tiempo”, resalta Ledesma Valdez.

El directivo comenta que “cada año suman 10 mil personas a los visitantes, el doctor Miguel Ángel Mancera, quien comenzó con este proyecto, había puesto 30 a 40 mil personas en el primer año, terminamos en 50 mil. En 2016, 60 mil, y cada año tenemos objetivos por cumplir. En 2018, se quiere llegar a 80 mil visitantes por año, hasta lograr la cifra de 300 mil personas atendidas y de forma gratuita”.

De la voz de los visitantes

Visitar el museo y conectarse con la ciencia en el interior del tráiler es una buena experiencia, así lo expresa Emilio, un niño de 11 años que recorre el museo.

“Tiene mucha información, podemos abrir nuestra mente a otro lugar, dejamos el celular por un rato y aprendemos muchas cosas”.

Emilio quiere ser de grande ingeniero en robótica. Durante su visita aprendió sobre las partículas, el ADN, los hoyos negros; por esta razón invita a todos los niños y papás a visitar el museo, porque la explicación y los experimentos que realizan son interesantes.

Por su parte, Brenda Selene Montes, jefa del Faro del Saber Morelos en la Ciudad de México, reconoce que es importante acercar a los niños a la ciencia, a la cultura y que tengan la posibilidad de expandir su mente.

Expresa que los papás de los niños muchas veces no tienen conocimiento de que existe un museo de ciencia itinerante.

“Les explicamos que es un tráiler y qué contiene, para muchos papás eso fue atractivo porque a veces la información no llega a ellos. Es importante hacer más difusión para que la información llegue a todos y de alguna forma sepan que es gratuito y abierto al público en general”.

En el Museo Móvil, los niños refuerzan el conocimiento, interactúan y realizan experimentos de forma gratuita y divertida.

1-Museo-Móvil-pantallas2418.jpg

 

 

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt

Nosotros

Creative Commons License

Creative Commons

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License
Algunos derechos reservados 2015 ®
Ciencia MX
Conoce nuestras políticas de privacidad
logotipo

México, CDMX