logo

  • Home
  • Derribando mitos

Mito: los zurdos son más inteligentes

Por Nistela Villaseñor

La zurdera es la tendencia natural a utilizar preferentemente la mano o el pie izquierdo. Es un rasgo físico minoritario de la especie humana; alrededor del 10% de la población es siniestra. Por esta razón durante años se le ha asociado con una connotación negativa. Incluso se ha discriminado, acosado y violentado a los zurdos llegando a argumentos como que son personas raras, malas, sucias o hasta diabólicas.

Además de lidiar con el rechazo, los zurdos han tenido que usar herramientas diseñadas para diestros. Hay una tendencia al alza en la mortandad en zurdos, pero ello no se debe a su ADN sino al hecho de que el mundo está diseñado para diestros; la posibilidad de accidentes por enfrentarse a máquinas pesadas, artefactos punzocortantes, vialidades, etc. no creados para zurdos los somete a riesgo constante. Por eso también se cree que tienen naturalmente menos posibilidades de vida: nueve años menos que los diestros.

Hemisferios cerebrales

Pese a que los zurdos utilizan mayormente el hemisferio derecho del cerebro mientras que los diestros el izquierdo, es decir de forma cruzada, ambos hemisferios están involucrados en prácticamente todas las actividades humanas. Aun cuando cada hemisferio tiene claramente definida su función especializada es importante recalcar que para optimizar el funcionamiento del cerebro ambos hemisferios interactúan y se influencian en los eventos que cada uno procesa; a esto se le denomina lateralización hemisférica.

Dominancia hemisférica

Dominancia cerebral izquierda Dominancia cerebral derecha
• Prefiere la información en secuencia
• Aprende de lo particular a lo general
• Prefiere el pensamiento lineal
• Se inclina por las palabras, datos y números
• Prefiere informarse con anticipación
• Requiere de instrucciones detalladas y precisas
• Se siente seguro con estructuras de aprendizaje que sean predecibles
• Le agrada la información teórica y sustentada
• Le interesa poner en práctica los conocimientos para comprobar su validez
• Se siente cómodo con esquemas flexibles y aleatorios
• Aprende de lo general a lo particular
• Prefiere el Pensamiento Divergente
• Se inclina por imágenes, información gráfica y visual
• Le agrada lo espontáneo, lo que surge en el proceso, fluye
• Prefiere experimentarlo por sí mismo
• Se siente cómodo cuando existen distintas posibilidades y sorpresas
• Le agrada interactuar y compartir la información
• Le interesa encontrar varias alternativas de aplicación a lo aprendido

Cada hemisferio tiene sus preferencias y habilidades. No obstante y como ya se mencionó existen muchas actividades específicas –como la lectura, el habla y el canto por mencionar solo algunas– en la que zurdos, diestros y ambidextros ponen en acción ambos hemisferios del cerebro al mismo tiempo.

“Cualquier persona puede ser más inteligente que otra en un momento dado y en una situación determinada, independientemente de que sea diestra o zurda, si voluntaria y conscientemente activa su necesidad de conocer, relacionar información y modificar o adaptarse eficientemente a su entorno. La dominancia motriz es un accidente adaptativo (por cierto muy inteligente) para poder realizar diversas actividades con mayor destreza. La dominancia no solamente se da en las manos, se da en todos los órganos que son pares en nuestro cuerpo: ojos, oídos, pulmones, piernas, riñones, etc.” Asegura Martha Urbiola Ituarte, master en Alta Dirección, pedagoga, conferencista, consultora e investigadora.

Entonces, ¿por qué la existencia del mito?

“Es un hecho que en un mundo creado para 90% de personas diestras, los zurdos que son minoría, en términos de motricidad, deben hacer un esfuerzo adicional ya que los utensilios y herramientas están diseñados para diestros. Esto implica que el cuerpo calloso: una masa de nervios que conecta ambos hemisferios se estimule más en los zurdos a nivel motriz ya que deben adaptarse al uso de herramientas diseñadas para diestros, sea que las utilicen con la mano izquierda o con su mano no dominante. Este hecho podría darles alguna ventaja competitiva a nivel de adaptabilidad motriz y conectividad”. Señala Martha Urbiola Ituarte, coautora del libro Cerebro, Inteligencia y Aprendizaje, La Triada del Éxito.

Fuente:

Martha Urbiola / Martha Ytuarte. Cerebro, Inteligencia y Aprendizaje, La Triada del Éxito. Primera edición. Urbiola Ituarte & Asociados Libros. México, D.F., 2002.

 



Agencia Informativa Conacyt

 

Nosotros

Creative Commons License

Creative Commons

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License
Algunos derechos reservados 2015 ®
Ciencia MX
Conoce nuestras políticas de privacidad
logotipo

México, CDMX